domingo, 12 de junio de 2011

Los Estuardo de Inglaterra

Carlos I de Inglaterra

Carlos I fue seguramente uno de los monarcas más desdichados, y su triste destino uno de los más conocidos. Enfrentado a las fuerzas del Parlamento, el rey de Inglaterra se vio inmerso en una guerra civil que le costó su trono. Fue apresado y sometido a un proceso por alta traición que terminaría con su decapitación el 30 de enero de 1649. 

La monarquía fue abolida. El príncipe de Gales, que hubiera sido el sucesor en otras circunstancias, hubo de luchar durante once años por recuperar el trono y convertirse en Carlos II. Tenía 18 años cuando su padre fue ejecutado. Desde hacía tres ya sabía lo que era combatir en batalla. La muerte del rey convirtió al joven Carlos en un príncipe errante que recorría Europa en busca de apoyo a su causa y mendigaba subsidios de corte en corte. 

Carlos II

El 29 de mayo de 1660 se produjo la Restauración y pudo al fin ocupar el trono de su padre. Pronto se le conoció como The Merry Monarch (el monarca feliz), más por su propio carácter alegre que por otra cosa, porque es de destacar que durante su reinado se produjeron dos de las grandes catástrofes de la historia de Inglaterra: la Gran Plaga de peste bubónica y el incendio que destruyó Londres en septiembre de 1666. 

Contrariamente a la mayoría de sus antepasados, murió tranquilamente en su lecho, a consecuencia de una enfermedad renal. No dejaba descendencia legítima, de modo que fue su hermano Jacobo quien heredó la corona. 

Jacobo II había ostentado hasta entonces el título de duque de York. Su infancia tampoco había sido fácil. Al estar en Oxford cuando la ciudad fue sitiada, fue capturado por el ejército enemigo y enviado a Londres como prisionero. Allí se reunió con su hermana Isabel y su hermano Enrique, también cautivos. Isabel no iba a vivir mucho tiempo más, pues fallecería durante su cautiverio, con tan sólo 14 años. Enrique alcanzó la edad de 20. Murió tres meses después de que Carlos hubiera recuperado el trono. La misma epidemia se llevaba al poco tiempo a su hermana María. 

Jacobo II

Jacobo logró escapar. Tenía quince años, suficientes para urdir algún plan con cierta astucia. Solía unirse a sus hermanos menores para jugar al escondite, y esto le sugirió un ardid. Comenzó a buscar los lugares más recónditos, donde no pudiera ser encontrado, y cuando se ocultaba en uno de ellos permanecía allí durante mucho tiempo, hasta que sus compañeros se rendían. De este modo fue acostumbrando tanto a los niños como a sus vigilantes al hecho de permanecer largo tiempo fuera de la vista, y así, cuando finalmente desapareciera de veras, su ausencia no llamaría la atención hasta pasado un buen tiempo desde que hubiera iniciado la fuga. 

Jacobo tenía un perrito. Cuando llegó el día señalado para su huida, lo encerró en su habitación para impedir que le siguiera y aumentar con ello la probabilidad de ser reconocido. Luego comenzó a jugar al escondite con sus hermanos y demás niños que había en palacio. Pero en vez de esconderse abandonó sigilosamente el lugar en compañía de un amigo llamado Banfield. Salió por la parte trasera, por un lugar que se abría a un extenso parque. Después de cruzarlo, se precipitaron hacia Londres, y luego siguieron el curso del río Támesis hacia Gravesend, un puerto cerca de la desembocadura del río, donde intentaron embarcar para Holanda. Habían tomado la precaución de disfrazarse. Jacobo llevaba una peluca que cambiaba el color y el aspecto de su cabello y parecía darle una expresión completamente nueva a su rostro. Mudó su ropa, también, por otra que no estaba acostumbrado a llevar. 

El plan tuvo éxito. Consiguieron atravesar el país sin ser detectados, llegaron a Gravesend y se embarcaron para navegar hacia Holanda, donde se reunió con el Príncipe de Orange y mandó mensaje a su madre, por entonces refugiada en Francia, de que había llegado sano y salvo. 

Árbol genealógico de los Estuardo ingleses

La reina Enriqueta María se encontraba en París con la menor de sus hijas, viviendo de la caridad de Francia y pasando tales estrecheces que durante los días más crudos del invierno se metían en el lecho como único medio para protegerse del frío, porque no tenían para leña. El cardenal de Retz las visitó en enero de 1649 y nos dejó escritas las siguientes palabras: “La posteridad apenas podrá creer que una reina de Inglaterra y una nieta de Enrique IV carezcan de leña en enero en el Louvre”. La princesa Minette se casó después con el hermano de Luis XIV. Fue un matrimonio muy desdichado que, de todos modos, no hubo de padecer mucho tiempo, porque fallecía con sólo 26 años. Según múltiples testimonios que han llegado hasta nosotros, fueron muchos quienes en la corte de Francia se mostraron convencidos de que había sido envenenada. 

Cuando Jacobo II alcanzó el trono hacía tiempo que había cometido la grave imprudencia de abrazar públicamente la religión católica. Su hermano Carlos, más prudente, había esperado al momento de la muerte para convertirse, consciente de los muchos problemas que le hubiera traído hacerlo antes. De hecho, le disgustó la decisión de Jacobo, y para paliar el desastre ordenó que las hijas de éste fueran educadas como protestantes. Sin embargo permitió que su hermano contrajera un segundo matrimonio con la católica María de Módena, lo que resultó sumamente impopular. 

María y Guillermo

Para contrarrestar la opinión negativa de los ingleses, Jacobo casó a su hija María con el protestante Guillermo III de Orange, pero no sirvió de mucho. En Inglaterra ya habían comenzado las tentativas por excluirle de la línea de sucesión. Se llegó a proponer que la Corona pasara al duque de Monmouth un hijo ilegítimo de Carlos II. 

Una vez en el trono, Jacobo tuvo que hacer frente a la rebelión liderada por Monmouth. Logró controlar la situación, pero no tardó en volver a tener problemas. Los protestantes no se conformaban y llamaron a Guillermo de Orange, al que ofrecieron el trono. Guillermo llegó al frente de un ejército y Jacobo se vio obligado a refugiarse en Francia. Su hija y su yerno aceptaron la corona sin vacilar. 

La reina Ana

Jacobo falleció sin haber recuperado nunca el trono. Su hija María murió sin sucesión. A la muerte de Guillermo reinó la otra hija de Jacobo, la reina Ana, quien a pesar de haber tenido 17 embarazos fue igualmente incapaz de dejar un sucesor. Con ella terminó la dinastía de los Estuardo. 

Jacobo II había tenido un hijo de su segundo matrimonio. Conocido como el Caballero de San Jorge y como el Viejo Pretendiente, a la muerte de su padre fue reconocido por Francia y España como Jacobo III de Inglaterra y VIII de Escocia, pero pese a la negativa de los jacobitas a reconocer como soberanos a Guillermo y María, lo cierto es que el caballero de San Jorge nunca pudo sentarse en el trono. 

Jacobo Estuardo, el Viejo Pretendiente

Tampoco lo logró su hijo Carlos Eduardo Estuardo, el Joven Pretendiente, también llamado Bonnie Prince Charlie

El 16 de abril de 1746, tras la batalla de Culloden, la más romántica de las causas perdidas se dormía para siempre.

Bonnie Prince Charlie

74 comentarios:

  1. ALGUIEN SABE QUÉ HA SIDO DEL BLOG RETABLO DE LA VIDA ANTIGUA? ME EXTRAÑABA QUE LLEVABA DÍAS SIN ACTUALIZAR, Y AL ASOMARME LO ENCONTRÉ CERRADO.

    ResponderEliminar
  2. Hola Madame

    Lamento no poder informaros sobre la cuestión que mencionáis sobre el blog.

    Una maravillosa entrada, Madame. Exquisita, trabajada, y muy detallada. Es fantástica la relación que hacéis sobre todos ellos y sus vidas.

    Una familia marcada por los hechos complicados y difíciles.

    Mi enhorabua¡ena, Madame. Feliz domingo.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  3. Madame, sus historias cada vez me estan cautivando más y más. Espero de verdad que no se le acaben los reyes y principes...

    Respecto a "Retablo" ya me di cuenta. He probado diferentes ordenadores y navegadores y en todos aparece que ha cerrado el blog de un dia para otro. Espero que sea un fallo del blogger, porque me encantaba la lectura de sus historia y la forma añeja de contarlas..


    Aprovecho para invitarle cordialmente a mi nuevo blog. Un lugar en el que encontrara un batiburrillo de fotos y vídeos antiguos e historias interesantes o curiosas. Le espero en esta dirección...

    elretronauta.blogspot.com

    Ya sabe que si se hace seguidor/a, recibirá las actualizaciones en su escritorio.

    ResponderEliminar
  4. Sí, monsieur, la verdad es que es una suerte el mero hecho de no ser una Estuardo.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Gracias, madame. La historia de los Estuardo no tiene desperdicio. Merecería la pena un blog todo sobre ellos, aunque por el momento estamos muy ocupados en la corte del rey sol, donde queda mucho por contar.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Monsieur Lorenzo, ahora mismo paso a ver qué nuevo proyecto nos trae usted.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Madame: a mí me también me pone que el blog "Retablo de la vida antigua" ha sido cerrado. No tengo otras noticias.
    Sobre los Estuardo añadir que quién iba a decir que un juego infantil tan inocente como el escondite le iba a salvar el pellejo a Jacobo II.
    Un saludo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  8. Monsieur, me preocupa lo de Retablo. Es extraño cerrarlo por completo, y no solo al publico, con todo el trabajo hecho en él, y hacerlo sin despedirse ni nada. Si se entera de algo, por favor no deje de comunicármelo.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Uno de los trabajos escolares que más recuerdo con cariño fue sobre Carlos I de Inglaterra. Hice dibujos y redacté un ensayito. Los dibujos eran horribles, y el ensayo lo extravié. Ahí, recuerdo, traté de Cromwell y los Ironsides.
    Por lo tanto, Madame, con su artículo, no me ha transportado a la cruel Inglaterra, sino a los días felices de mi infancia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Definitivamente a los Estuardo los debió mirar un tuerto, incluida la pobre y encantadora Minette. Sobre el Retablo no se nada, Madame, es posible que sea un error de blogger pero si aparece como cerrado lo más seguro es que lo esté. Da penita cuando un blog desaparece, aunque también es posible que el autor lo haya cerrado para modificar cosas :)

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  11. Monsieur Enrique, espero que el poder gafe de los Estuardo no haya llegado hasta usted a través de su trabajo.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Madame, no creo que sea para modificar cosas, porque entonces simplemente lo habría cerrado al público, pero es que aparentemente está cerrado del todo, y es muy extraño.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Por un momento creí que se producia la fusión entre Cierto sabor... y De Reyes... por lo de Minette.
    Por cierto, guapa me ha parecido la reina Ana, al menos es ese cuadro, que supongo sería hecho antes de convertirse en profesional del embarazo.
    Beso su mano.
    PD. Ahora le escribo un email.

    ResponderEliminar
  14. Se supone que la mayoría de los Estuardo tenían su atractivo y encanto personal, así que no sería de extrañar que algo le hubiera tocado a la reina Ana. Pobre mujer, tanta fatiguita para nada.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. desde luego, vaya mano la de jacobo II, después de que su hermano se deje las pestañas para recuperar el trono, va él y lo pierde. qué mala sombra la de los estuardo.
    saludos madame!

    bisous.

    ResponderEliminar
  16. Ya, menudo tarugo. Qué mas le daba esperar a morirse? No sé qué prisa tenía. Por su culpa luego Bonnie no pudo reinar, e Inglaterra tuvo que aguantar a los Hannover.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Leyendo estas historias pienso que el mundo es tan justo como una partida de caza. Quien no corre, vuela.
    Ya lo decía Cromwell, «nunca se va tan lejos, como cuando no se sabe a donde se va», o algo así. Le cortó la cabeza al rey, nada menos.
    Iba a decir "bien por Jacabo II", cuando se escapa (gran ardid), pero me callo. El destino fue ciertamente aciago, triste, hasta duro.

    Felices trades de domingo, y más si hay un poco de historias de la historia, que siempre elevan aquello que duerme, los sueños.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Vaya, hoy realmente blogger me está dando la tarde pero bien. Me borra todos los comentarios cuando intento subirlos. Definitivamente tendré que adoptar la costumbre de copiarlos todos antes de intentarlo. Qué calvario.

    Bueno, le decía que sí, que con respecto a Jacobo mejor callarse, porque al parecer toda su astucia se quedó en aquella estratagema a los 15 años, y después debieron de quemársele todas las neuronas.

    Y ya no sé qué más le decía, sobre todo porque cuando le estaba respondiendo ahora por segunda vez llamaron a la puerta y ya me han desconcentrado.

    Feliz tarde también para usted, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Cuantas penurias tuvieron que atravezar esta familia por ese entonces con diferentes problemas tantos internos como externos y errar por distintas cortes europeas mendigando ayuda .
    Por cierto me encanto la historia del perrito Banfield ,la ciudad vecina a la mia se llama asi y el 95% de sus habitantes estoy casi seguro que no sabe la procedencia de su nombre ,les encantara la historia se lo aseguro
    Un abrazo hasta la corte

    ResponderEliminar
  20. Bueno, en realidad Banfield no era el perrito, sino el apellido del amigo con el que se fugó. Con lo cual está igualmente conectado con esta historia que les resultará muy curiosa a los habitantes de Banfield.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. ¡Vaya familia, Madame! Como dicen en algún comentario, les ha mirado un tuerto, tantas desgracias y penalidades y además desaparecer como familia.

    Como siempre un placer pasar por aquí, Madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. En realidad, aunque como dinastía dejaron de reinar, su sangre se perpetúa hasta hoy. La duquesa de Alba se apellida Fitz-James Stuart, lo que significa que en realidad es una Estuardo, descendiente de un bastardo de Jacobo II :)

    Buenas noches, madame Elysa

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. ¡Cuántas penurias y desgracias! Magnífica su exposición.
    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, monsieur Antorelo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Hola Dame Masquèe!! Una familia con mala suerte, no cabe duda. Ser un Estuardo era un estigma.
    Me gustó mucho la entrada, madame.
    Bisoussssssss

    ResponderEliminar
  26. Vidas apasionantes, pero trágicas.

    Muchas gracias, madame. Buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Madame,
    me ha parecido muy interesante su entrada, aunque los temas ingleses no sean mis favoritos. Me llevo su imagen del árbol genealógico, si me permite.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  28. Desde luego, madame, y de paso me gustaría que recogiera el premio que he dejado para usted en la anterior entrada :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Esta familia no pegaba una, asi las cosas estuvieran mas o menos calmadas, porque se encargaban enseguida de agitar el avispero. Lo lamentable es que mas alla de la mala pata de las cabezas coronadas, es que el fatidico Bonni Prince arrastro a la muerte, deportacion y demas males a miles de personas comunes, labradores, campesinos, los mas debiles que son los que terminan pagando el pato de sus trastadas, todo por esr un nene bien testarudo y de no escuchar opiniones ni consejos, como parece que fue toda la familia.

    ResponderEliminar
  30. Madame, los más débiles eran y son arrastrados siempre a la guerra, a la muerte y a la miseria por unos y por otros. No es que sea un invento Estuardo, vaya. No vamos a recordar cuando dos paises se enzarzaron en una guerra de más de cien años por otro trono, y eso que aún no eran Estuardo. Entonces sí que murieron campesinos. Pagaron el pato bastantes más de unos miles.
    Pero los Estuardo siguen siendo testarudos, sí. Sirva de ejemplo la duquesa de Alba.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Trsite historia la de Jacobo II que primero tuvo que sufrir la caíd ay muerte de su padre y posteriormente ser derrocado él mismo. Triste igual la historia de los jacobitas y el viejo y el joven pretendiente que ahora yacen en Roma en la Basílica de San Pedro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Esta familia estaba claramente gafada... cuantos problemas, contrariedades y piedras puestas en su camino...

    ResponderEliminar
  33. Ay, madame, muchísimas gracias!!

    Feliz mañana.

    ResponderEliminar
  34. En general, los Estuardo tuvieron mala suerte, con muchas muertes violentas, emboscadas, etc. Carlos II vivió más plácido y era más alegre, pero tuvo que contemplar el gran incendio de Londres; menos mal que con él y sus sucesores se pudo hacer el Londres Moderno de Christopher Wren e iñigo Jones. Curiosa la manera de huir Jacobo II. Buena semana, madame.

    ResponderEliminar
  35. Y para cuántas novelas románticas dieron, monsieur Carolus. Aún suena a Walter Scott.

    Feliz comienzo de semama

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. No se pudieron reunir más contratiempos en una sola dinastía.

    Monsieur Jose Luis, tiene usted un premio en mi entrada anterior.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Al parecer, la desdicha tomo morada y residencia en los aposentos reales de los Estuardo. ¡Cuánta contrariedad!

    ResponderEliminar
  38. De nada,madame Negrevernis

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Eso sí, Londres quedó muy favorecido. Se ve que Londres no era Estuardo!

    Feliz comienzo de semana, monsieur Paco

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Y de un paco a un Francisco. No había visto su comentario, monsieur, que estaba usted dejando al mismo tiempo que yo los míos.

    Monsieur, a los Estuardo valía más no tenerlos cerca.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. De todas formas y pese a todo lo acontecido a esta saga debo confesar que me sugieren mayores desdichas las penurias sufridas por los estuardo escoceses.

    Me pareció muy inteligente la idea de un niño de quince años para conseguir huír de su prisión, demuestra una viveza de carácter que se pierde en el momento en que decide abrazar el catolicismo. A veces los seres humanos obramos con demasiada imprudencia, sobretodo cuando otras personas (¡el país entero!) dependen de nuestras propias decisiones.

    Muy acertada su última frase, Madame: "... tras la batalla de Culloden, la más romántica de las causas perdidas se dormía para siempre."

    Bisous y encantada quedo con estas últimas entradas (con todas en general eeeh)

    ResponderEliminar
  42. Los Estuardo escoceses y los ingleses empatan a decapitaciones, pero los escoceses ganan en asesinatos. Por otra parte, los ingleses les ganan perdiendo coronas.

    Madame Akasha, tiene usted un premio aguardandola en mi anterior entrada :)

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Oh gracias Madame, la verdad tras estar ausente el fin de semana entré hoy directamente a leer su entrada reciente. Gracias por acordarse de mi saloncito.

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Fíjese usted que los otros Carlos de este siglo acabaron bastante peor, nuestro Carlos II enfermo y consumido por la consanguineidad, Carlos I de Inglaterra decapitado. Al menos este murió de forma "más habitual" a los 54 años.

    Fabulosa entrada Madame, muchas gracias :-)

    ResponderEliminar
  45. Hola Madame:
    No me salía esta actualización. Aparecía como que no encontraba en link...

    La suerte de los Estuardo en Escocia la heredaron los Estuardo al sur de Escocia.

    Esta entrada me ha recordado uno de los períodos que me llaman mucho la atención de la historia de las islas británicas: Su "revolución y república".

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  46. La historia de los Estuardo, reyes de Inglaterra, es de lo más entretenida. Entre cabezas que cayeron bajo el hacha, restauraciones, cambios de religión y mujeres en el trono la monarquía estaba de lo más animada.

    No sé qué puede haber pasado con "Reatablo...". Si lo ha cerrado, la verdad, me da gran pena que deje ese espacio en el que se contaban narraciones de otros tiempos con el lenguaje del pasado. En general puedes dejar un blog de lado y avisar, pero nunca, nunca jamás, borrarlo. Al menos las entradas deben quedar archivadas para que cualquier interesado en ellas pueda acceder ahora o dentro de un tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar
  47. Pues a mi también me extraña el cierre del Retablo, al que entraba de vez en cuando. Los Estuardos, qué gran dinastía y cuántos garndes momentos nos ha regalado.
    Madame, me despido hasta septiembre, la saludo a usted y sus lectores.

    Bisous y buenas vacaciones

    ResponderEliminar
  48. lo que mas me entristece de las cortes es el poco respeto que tenían por la vida, los asesinatos, torturas, secuestros, todo por el poder, ademas de las tragedias que la vida les ponia, como pestes y enfermedades. será que cada tiempo tiene su regla de "el superviviente mas fuerte"?
    saludos Madame

    ResponderEliminar
  49. Me ha cautivado la perspicacia de Jacobo, a pesar de su corta edad. Desde luego que el destino juega un gran papel, porque sus hermanos murieron de una u otra forma y él consiguió salir adelante con sus estrategias, pero sobre todo con la inteligencia.
    Bisous

    ResponderEliminar
  50. Vaya unas sagas desdichadas. Me ha encantado ese prícipe y rey feliz, capaz de serlo a pesar de tantas dificultades y penalidades. El carácter, que no elegimos sino que nos viene dado, juega mucho a favor o en contra de nuestras vidas. Un abrazo muy fuerte, querida dame.

    ResponderEliminar
  51. Abuela: Tu comentario es triste y cierto. Ésa es la esencia secreta de la vida. :(

    ResponderEliminar
  52. Seguramente a Carlos II se le llamó “el monarca feliz” por su temperamento, porque la peste bubónica y el incendio de Londres no es motivo de alegría, la verdad.

    Me ha resultado de lo más interesante el dato del juego del escondite aplicado a la vida real, desde luego muy ingenioso. De anécdotas del escondite podría yo contar unas cuantas, pero no tan intrépidas.

    Disculpe mi ignorancia, madame, pero... ¿Qué problemas les suponía la religión católica? Además, si eran protestantes... ¿Por qué no podían serlo hasta el fin de sus días sin tener que convertirse? No sé si le habré planteado mis dudas correctamente.

    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  53. menos mal un rey que murio placidamente besitos de gaviota en vuelo te espero en mis blogs

    ResponderEliminar
  54. De nada, madame Akasha. Ya sabe que su saloncito nos resulta inolvidable.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  55. En efecto, la entrada comienza precisamente con la decapitación del primer Carlos inglés, monsieur, que sufrió peor suerte que su hijo. Tampoco era afortunado el nombre de Carlos entre los Estuardo, no.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  56. Ay, monsieur Manuel, no me asuste usted, no vaya a ser que mi blog también desaparezca como el del retablo! Cruzaremos los dedos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  57. Madame Carmen, por cierto que acabo de ver que el blog del Retablo ha vuelto :)

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  58. Madame Amaltea, la despido nuevamente. Espero que ese viaje sea una experiencia inolvidable.

    Bisous

    ResponderEliminar
  59. Así es, madame. Todas las epocas son iguales en eso. Hoy en día debemos nuestros sufrimientos a los bancos, entre otros.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  60. Lastima que al final Jacobo no mostrara tanta inteligencia y cometiera una imprudencia que le hizo perder el trono.

    Feliz tarde, madame Candi.

    Bisous

    ResponderEliminar
  61. Es verdad, madame Isabel. Tal vez el carácter de Carlos le atrajo un destino más positivo que el de sus antepasados y, desde luego, que el de su propio hermano.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  62. Así es, monsieur Enrique. Cambiarán las modas, pero nunca eso.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  63. Madame, ellos querían un rey que profesara su misma religión y no diera cargos importantes a católicos. Con respecto a lo de tener que convertirse, no las tenían todas consigo. Temían que un rey católico tratara de imponer su religión en el reino.

    Feliz tarde, madame Fatima

    Bisous

    ResponderEliminar
  64. Muchas gracias, madame Gaviota.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  65. Lo ha dicho usted todo madame, sin duda los Stuart son la familia mas romantica en la historia de Inglaterra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur Louis Cesar, no había visto su comentario, le pido disculpas.

      Muchísimas gracias y feliz semana

      Bisous

      Eliminar
  66. La Revolución Inglesa de Cromwell puso en evidencia el conflicto económico que heredaba Inglaterra de la revolución protestante. La Corona de los Estuardo representaba los derechos y garantías sociales frente al pretendido liberalismo burgués capitalista de la plutocracia que arguía en contra de la Corona para hacer prevalecer las pretensiones de "lo privado" frente a "lo público" deefendido esto último por la Corona de Inglaterra. La misión del rey era la de sujetar a los ricos en interés de todos. Y la plutocracia capitalista se enfrentó a Carlos I y le cortó la cabeza. El triunfo de la revolución Inglesa fue el triunfo de la revolución capitalista. El rey Carlos quería imponerse a los capitalistas de la City, y pudo más el poder del dinero , ya en la guerra civil, durante la misma. Sólo hay que ver como las grandes ciudades y las ciudades portuarias estaban con la City de Londres y el Parlamento, instrumento del poder del dinero. Carlos I, fue una victima y un símbolo para aquellos que nos consideramos monárquicos legitimistas. Ya no es sólo romanticismo el que se desprende de esta familia, sino su Causa, la causa monárquica que encarnaban en realidad, era la de la defensa de las garantías sociales y los derechos del pueblo frente a la plutocracia capitalista y financiera, que finalmente se apoyarían en la revolución protestante para imponer el sistema económico capitalista en todo el mundo.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo, monsieur, que es usted profundamente jacobita, y que le ponen mucho los textos sobre los Estuardo.
      Y yo pensando que no quedaban jacobitas!

      Feliz semana

      Bisous

      Eliminar
  67. Efectivamente señora soy profundamente jacobita, y esto en España se denomina ser Carlista. El Jacobitismo y el carlismo tienen un común denominador, aunque antes fue el Jacobitismo. Y Jacobitas, por supuesto que quedan, y con blogs como el suyo es una gozada poder expresarlo, pues el tema está de actualidad. Los males que sufrimos son causa de la existencia del sistema capitalista. El movimiento jacobita era tradicionalista y por tanto anticapitalista defensor de las libertades comunitarias frente a la libertad individual burguesa.

    Saludos Madam!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur Fernández, me había percatado de que es usted carlista (debe de llevarlo usted hasta en el carnet de identidad), pero no me había planteado que fuera lo mismo que ser jacobita. Y a decir verdad tampoco tenía ni idea acerca de que el movimiento jacobita fuera anticapitalista.

      Feliz día, monsieur, y muchas gracias.

      Bisous

      Eliminar
  68. La base y desarrollo del capitalismo se encuentra en la banca privada sin control estatal o sin control de la Corona. ¿cuando se instauró por primera vez el Banco de Inglaterra?. ¿Que casualidad? con Guillermo "III" de Orange, el usurpador del trono, quien se prestó a ser un juguete en manos de la plutocracia burguesa. Sin embargo los apoyos de Jacobo II vendrían del campo, del mundo rural, de la antigua aristocracia tradicionalista, y de una cierta burguesía y campesinado. El sistema capitalista se basa en el endeudamiento progresivo, y en hipotecar los ingresos del Estado para pagar los intereses de la deuda nacional o soberana. ¿Quienes protestaron con vehemencia ontra la instauración del Banco de Inglaterra y contra el reconocimiento de la Deuda Nacional o Soberana? Los Jacobitas, desde luego, en Inglaterra, en Escocia, y en Irlanda. Y para hacerlo constar aquí bajo su beneplácito y comprensión, señora, debo decir que tanto el Jacobitismo, como el Legitimismo Francés de los Realistas y la Chouanery, así como los Carlistas, o los Miguelistas en Portugal, en fin, todos estos movimientos han pasado por la historiografía oficial como "contrarrevolucionarios", porque se oponían con todas sus fuerzas a la revolución capitalista que protagonizaba la burguesía denominada o autodenominada como burguesía liberal. Curiosamente en el bando que podeos catalogar como tradicionalista se encontraban parte de la aristocracia, parte del clero, artesanado, y campesinado, frente a los partidarios del capitalismo, que defendían el liberalismo capitalista, los intereses del comercio y la colonización. En el afán de los jacobitas estaba por ejemplo mantener la estructura de clanes, y el desarrollo de la vida comunitaria o comunal, el respeto por la propiedad comunal era violado sistemáticamente por el Duque de Argyll, enemigo de Jacobo II, fiel aliado de la City de Londres y sus negocios comerciales, y por supuesto fiel amigo de la propiedad privada, sobretodo amigo de lo ageno, porque las tierras comunales fueron pasto de los intereses de terratenientes como Argyll, que cuando subió al trono Guellermo de Orange o los usurpadores Hannover, llevaron a cabo una política de privilegiar a los Wigh (liberales), y a su intereses privados. Si ve usted la historia de Iglaterra del XIX se dará cuenta como los liberales no tenían escrúpulos, ni caridad cristiana como para protestar por el trabajo en las fábricas de la industria inglesa de niños y de mujeres a jornadas de más de 16 horas diarias.

    ResponderEliminar
  69. Los liberales son los precursores del capitalismo, los instauradores del sistema, y la vieja aristocracia enemiga del dinero, y de los intereses privados sería siempre fiel a su Rey Legítimo. En mi caso señora es lo mismo hoy para sostener como puedo a S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón como Rey de las Españas, es mi Jacobitismo en España. Las gracias Señora, se las doy a usted, a quien invito a conocer más de cerca este movimiento histórico y político que está de actualidad porque el capitalismo aun nos estrangula. Piense Señora, que el los movimientos tradicionalistas se opusieron con toda sus fuerzas a la instauración del sistema capitalista, fue una suerte de "socialismo a priori" antes de la instauración del sistema económico de explotación capitalista. Posteriormente, y después de ver los males y perjuicios que causaba el capitalismo, fue por lo que surgiría un "socialismo a posteriori", es decir la protesta de la izquierda y del movimiento obrero contra el capitalismo y las clases que lo apoyaban. Por eso realizo una diferencia sustancial entre tradicionalismo jacobita, carlista, legitimista, miguelista... respecto a los conservadores, que no era ni más ni menos que aquellos que querían conservar los bienes robados al pueblo (tierras comunales) y a la Iglesia Católica (tierras de monasterios, horfanatos...) durante la revolución protestante, o revolución capitalista, que es lo mismo. La guerra entre católicos y protestantes se sustentaba porque con el catolicismo estaba todas las tradiciones comunitarias que hoy ya se han perdido, porque la Iglesia Católica se ha protestantinizado cuando en su día aceptó las reglas del juego que imponía la plutocracia capitalista, es decir: la propiedad privada absoluta, y la mercantilización de la vida, donde absolutamente todo se compra y se vende. Las ideas protestantes permitieron la aceptación del capitalismo, la acumulación del capital, la propiedad privada, la banca, la deuda nacional, la liberalización, y sobretodo lo que perjudicó a las masas de labriegos que la propiedad comunal pasaba a ser nacionalizada por el Estado burgués, para posteriormente ser vendida al mejor postor: se llamó desamortización, hoy más conocido con el nombre de privatización. Era lo mismo de siempre, se volvería a repetir.Mis más sinceros saludos Madam!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur, honestamente no me veo sosteniendo a ningún rey. Está usted hablando con una dama a la que, por el contrario, le encanta hacer jaque mate.
      Sin embargo, será un placer conocer algo más sobre su movimiento histórico y político, acerca del cual estoy completamente "pez".

      Buenas noches, caballero jacobita.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)